Semana
14
ALAS DE TRAPO

A TRAVES DE SUS OJOS

Género
No ficción
Ranking
0 96 1

 Mi amigo puso la voz suave, recuerdo que me dijo:

     -  Esta nevando – y volvió a repetírmelo a voz de grito.

No entiendo esta forma de hablar de los humanos, les cuesta comprender que nosotros los perros somos capaces de oír el roce de una hoja resbalando por un tronco. Estuve a punto de decirle que ya lo había oído incluso antes de que pronunciase la palabras, bueno más que oír, presentía cada idea, cada gesto de mi amigo. Sabía cuándo estaba triste y entonces me acercaba a el suavemente y le lamia la cara o le tiraba del jersey invitándolo a jugar. No me gusta la tristeza prefiero las risas y el alboroto y más ahora que los miro desde lejos, desde mi cielo.

Como iba explicando, yo tenía una enorme curiosidad por la nieve, mis genes ancestrales me recordaban su tacto frió, el blanco inmenso de su manto cubriéndolo todo, los copos cayendo sobre mi pelo y yo sacudiéndola, pero eso era solo el recuerdo de generaciones marcado en mi mente, sensaciones de días intensos y largos caminos en los que mis ancestros arrastran trineos porteadores de hombres y de otros amigos.

Mientras yo fui pequeño, mi amigo también pequeño jugaba continuamente siguiendo mi ritmo, luego yo fui creciendo me hice adulto y el aún seguía siendo un niño. Nos gustaba estirarnos juntos a veces el me abrazaba explicándome todo lo que vivía hasta sus más recónditos secretos y en uno de esos días le hice una promesa entornando los ojos, porque claro no tenía voz humana, solo ladridos de perro.

 

-          -Gin, cuando te vayas – me dijo – prométeme que si vuelves a la vida con otra forma me lo harás saber.

Se lo prometí aunque en aquel momento no sabía ni imaginaba los desfases del tiempo. El tiempo es un imaginario humano, diferente del imaginario de un perro, y yo aquí desde mi cielo solo puedo enviarle señales para que sepa que a pesar de la distancia aún continuo queriéndolo, que recuerdo sus últimas palabras y como mi alma se enredó en sus dedos mientras él se despedía de mí en mi último viaje.

-Amigo mi alma de perro estará siempre contigo!  - le grito, aunque si él sonríe es porque lo sabe, ya formo parte del hombre como el formara por siempre parte de mí.

 

*Dedicado a Gin estés donde estés.

Publicado la semana 14. 05/04/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter