Semana
13
ALAS DE TRAPO

SUSPIROS DEL SUR

Género
No ficción
Ranking
0 109 2

Sus ausencias terminaban casi siempre con un suspiro, después intentando darse animo sacaba algún tema de conversación o me pedía que jugáramos al parchís,

o a la oca aunque útilmente sus preferencia estaban en el Memory. De alguna forma, aprendí a sustraerme junto a ella y sus recuerdos: el sur….¿que había en aquel lugar que nos tenía robados corazón y alma?

 

Todo parecía normal y de golpe era como si ella se marchara, sus ojos grises verdes infinitos se posaban en la inmensidad de la nada y en ese instante la estancia se llenaba de luz, de olor a jazmín, azahar y alhucemas, mientras que en mi paladar sentía el gusto dulce limón del merengue o de la canela reposando en el cabello de ángel de un Manolete.

 

Ella había elegido quedarse cerca de sus hijos y nietos, el precio fue renunciar a su sueño de regresar. Cambio los paseos por La Rivera por las caminatas junto a l’Estany, los cuarenta grados a la sombra por un clima más atemperado, aunque ella prefería el calor aquel que no te deja salir de casa hasta las ocho de la noche y hay días que ni eso….

Durante años, me acompañaron sus historias, recuerdos de sus juegos en la Plaza de las Cañas, los bombardeos que la empujaban hasta el refugio situado bajo su casa, las colas de racionamiento, las ferias, los patios rebosando flores, su puesto de fruta y verduras en el mercado de Sánchez Peña.

Su vida pasó como un suspiro, dejando un remolino de aires del sur a mí alrededor. Sé que mientras marchaba hizo una última parada en el sur y que la que era su antigua casa ese día se llenó de fragancias de jazmines, azahar, alhucemas y azafrán.

Como legado dejo en mi alma un gran anhelo por regresar al sur, y ahora soy yo quien suspira con añoranza y quien sueña cada día con regresar a Córdoba la sultana.

 

 

 

Publicado la semana 13. 29/03/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter