Semana
10
ALAS DE TRAPO

Y EN LAS CUNETAS SOLO HAY POLVO (POLVO EN EL CAMINO)

Género
No ficción
Ranking
1 89 1

POLVO EN EL CAMINO

Soy solo polvo en el camino, donde infinidad de pies han seguido los pasos por donde yo caminé, hojas del otoño, nieve en invierno, flores de primavera, solo vuelvo a ser polvo llegando el verano, el sol suele tornar al camino polvoriento.

No hay nada mejor que el olvido para borrar un nombre, es por eso que no existo, que no queda ni una ráfaga de mí, que si estuve, que si viví, los años han hecho esfumarse todo lo poco que aún quedaba de mí.

Oscuras imágenes me transcienden,  en ellas, me veo yo pequeña y al cura con su sotana negra ungiendo mi cabeza con ceniza: - Acuérdate que eres polvo y en polvo te convertirás. Con el tiempo, me rodean sus palabras como un guiño burlesco del destino, solo era polvo en aquellos días duros y de forma irremediable, en polvo me convertí.

No era mucho más mayor y me veo agazapada ante el sol, trabajo duro el del campo cuando aún no se han cumplido los ocho años, me escapaba buscando la oscuridad entre las mieses al mediodía era tan pequeña que solo tenía ganas de dormir. Llegaba a casa y aun sin asearme corría a ca el maestro, mi padre siempre decía que leer y escribir me daría un halo de luz.

Como por arte de magia, la vida empezó a dar vueltas a mí alrededor, el sueño ampliamente perseguido por mis mayores se hizo realidad. La tierra es para quien la trabaja, la tierra se ha de colectivizar. Y llego el tiempo de las sonrisas que albergaban esperanza e ilusiones, la vida sería diferente para nuestros hijos y para los hijos de nuestros hijos, así hasta la eternidad.

Fue por eso que no dude, cuando  la jauría militar se sublevo sabíamos que se lo llevarían todo hasta aquella luz que iluminaba nuestras almas, no me quedaba más remedio que luchar. En el frente, en las trincheras, en los hospitales…..toda lucha era válida: NO PASARAN!

Y pasaron….porque nunca la razón ha estado del lado de la justicia social, porque ellos siempre se han creído  merecedores de todo y que nosotros tenemos que callar y conformarnos con sus migajas, o puede que pasaran porque nosotros éramos tan inocentes que luchábamos por mantener viva una llama de luz.

Cuando caí en sus manos, pase a ser nada, pegada, torturada, escupida, ultrajada violada…..y no, no tenía razón aquel militar asesino de un número incontable de andaluces, sus hombres no fueron más hombres por violar a miles de mujeres.

No sé si se me juzgó, tengo imágenes de unos niños jugando con armas de juguete y que apuntando a otros niños gritaban: Al paredón!. No se cómo era la cara de aquel que me disparo, ni si tuvo el valor de cruzar sus ojos con los míos, ni siquiera escuche el sonido de la bala, porque el mi mente estaba solo el rostro del único hombre al que ame.

Después vino la nada, mi cuerpo amontonado sobre cientos de cuerpos y tapados con la tierra donde ni tan solo colocaron una cruz. Pase a ser polvo del camino, en un tiempo de silencios y de miedos y como no tuve hijos nadie me puede recordar. Sé que viví veinte años, pero eso solo lo sé yo, la muerte me abrazo con el olvido pero escucho tus pasos deseando que por un momento pienses en mí, cada vez que paseas por encima de donde yo habito.

“A donde van los desaparecidos? Busca en el agua y en los matorrales,

Porque es que se desaparecen? Porque no todos somos iguales.

Cuando vuelve el desaparecido? Cada vez que lo trae el pensamiento,

Como se le habla al desaparecido? Con la emoción apretando por dentro”

MANA – DESAPARICIONES- 1999

 

Publicado la semana 10. 05/03/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter