17
Sol

(DES)ENLACE. (D)ESCRIBIENDO 2

Mi preferencia por el hombre que me maravilla se ha multiplicado al leerle fascinado en mis letras. Elevada, no he podido resistirme a volver a enumerar más palabras de esas que empiezan por des-. Esas que siempre detesté pero que de pronto puedo reinventar en gustosas. El riesgo para él podría ser leer algo no tan brillante, decepcionándole por ello, y frustración para mí por no llegar a él como aquella mañana que logré tocar su alma. Descomposición de factores en posibles desaboridas conclusiones.

Deja que te descuente, que te desgrane. Desabrochar es ceder a la carne demasiadas veces como me equivoqué en el pasado, ahora es dejar caer escudos en tu abrazo. Desmerecer es descreer valía y aferrarse al látigo de las desgracias, acabar adorando destacados castigos, también es desechar lo funesto y empezar a meritar lo que me entregas. Desengaño es abrir los ojos a la realidad con un abandono, finales inevitables para que te acercaras. Desaparecer es más que el truco de un mago cuando esperas seguir una historia que acaba con desdén, desafortunados reveses que me llevaron a ti.

Desencanto es hacerse mortal de una sacudida, empezar a sudar, como cuando nos reconocemos imperfectos. Desilusionarse es dejar de ser un semi-dios para aprender que no todo lo que se ambiciona puede caer del cielo, pero al encuentro de alguien tan excelso, hasta el infierno es buen escenario. Deshielo es el proceso que discurre entre mi descongelación y tu querencia. Desatino es el cúmulo de episodios que lejos de avivarme, desmembraron una y otra vez mi corazón a trozos, casi puedo atisbar que desprendes ese adhesivo para poder recomponerme.

Desconocer es la posibilidad de confiar en unos ojos extraños a pesar de haber llorado mares y desbordarse, concebir nuevos tonos a compartir. Desmoronarse es caer al abismo mientras se confía que la caída cesará, que habrá un después de toda la gravedad, y que justo, antes de tocar con el pie en el suelo, una pluma salvará suspendida al alma.

Desnudez es mirarte vestida deseando que me deshojes si me adivino despojada en tus ojos.
Desarticular es desactivar todas las alarmas cuando empiezas a acariciarme. Desentrañar es intentar entender qué hayas podido encontrar en mi pequeño universo para quedarte en él. Desenfreno es mi impaciencia templada en tus palabras, en tus hechos.
Desdicha es, ahora y desde hace unas semanas, la posibilidad de perderte, en tremendo desastre fabricaría desconfianza perenne para con el mundo. Desuso es todo lo amable y desprendido que se fue perdiendo, quedó olvidado y tú rescataste para mí. Desaprovechar es tirar gratuitamente y sin motivo tu día sin mí y mi noche sin ti.
Descubrir es iluminar cada vez que me miras como si fuera la primera vez. Descifrar es demostrarte que es mi huella la dueña del hoyo de tu barbilla. Desafío es el reto que te tendí en mi destilar continuo y aceptando tu guante. Desenmascarar es ser por completo quien late en mi pecho junto al tuyo.
Publicado la semana 17. 16/06/2017
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Año
I
Semana
17
Ranking
0 156 1