16
Sol

UNA SEGUNDA FLECHA

Volvió dos estaciones más tarde, víspera de San Valentín. Un otoño y un invierno de distancia tras un pasado inoportuno para los dos. Cuando surgieron las primeras llamaradas, ocupados, de los corazones ya colgaban las perchas de ‘no molestar’. Como intuimos que podríamos explotar en un acercamiento decidimos guardar nuestras armas y... no nos equivocamos, cuando, siete meses más tarde ocurrió el emplazamiento a la batalla.

Diez horas y media de excusas razonables: en cafés bebiéndonos de deseo, en un par de copas emborrachándonos de intenciones, en una cena comiéndonos en miradas. En paseos concurridos donde admitió no ver a nadie más que a mí. Confesó de madrugada, apenas una hora antes de salir el sol, que frenó su naturaleza y su anhelo. Ni osó rozarme los labios por llevar dentro una cuenta sin saldar. Espinoso dilema, una historia inacabada que tenía que concluir o retomar.

En nuestra despedida, su abrazo tierno y un casto beso decidieron por él. Hablamos, arrullándonos las manos, de cómo nos había atravesado lo mismo esa noche, pero, finalmente él, arrancó esa flecha contra su voluntad en nombre de la integridad y el honor.
Al darle la espalda en una triste sonrisa y el pecho estrangulado, caminé hacia casa todo lo firme que pude. Me escocía un puñal de traición. Cupido también tiene su parte oscura y dispara a matar.
Publicado la semana 16. 12/05/2017
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Año
I
Semana
16
Ranking
0 173 2