Semana
58
Nuria López Blázquez

Nuevas cuestiones absurdas y cotidianas: cadenas de la suerte

Género
No ficción
Ranking
0 60 0

Entre las cuestiones absurdas que me han ocupado esta semana están las malditas cadenas de WhatsApp. Esas que te aseguran que o envías a diez, quince o veinte personas la misma chorrada que acabas de recibir o el cielo se abrirá y caerá sobre ti y la vida se volverá gris, al tiempo que entrarás en un estado famélico por falta de medios materiales, tú y todos los tuyos, frente a la opción que supone “un sencillo reenvío” que logrará que tu vida cambie, tu cuenta corriente se coloque en los cinco ceros, como mínimo.

En ese punto, en el cual tu vida no es la más boyante del mundo precisamente, que pasas el día en las apps, vendiendo cosas absurdas que compraste en otro momento de tu vida y apagando luces y enchufes en general. Es en ese estado, en el que te planteas seriamente si reenviar el maldito mensaje y te acuerdas de quien te lo ha mandado.

Repasas mentalmente tus contactos de WhatsApp, al menos en Telegram aún no han entrado en esta escalada de “terrorismo al intelecto”, y te sonrojas tu misma pensando en la cara que van a poner tus amig@s al recibir semejante mensaje y, cómo van a llamarte a las pocas horas pensando que has caído en la peor de las situaciones emocionales.

Y, aun así, he de reconocer que he reenviado varios…de esos que dicen que este mes de febrero es especial, ese otro que asegura que vas a recibir una llamada en unas horas con buenas noticias, y algún otro similar.

Sin embargo, he encontrado la solución a la diatriba de “¿a quién enviar semejante historia?”. Le echas humor y haces bromas con tus amig@s más sesud@s a ver quién es capaz de reenviar el más absurdo de los mensajes. La cuestión está reñida, porque hay auténtic@s profesionales del asunto.

Yo imagino a personas sin nada mejor que hacer que escribir mensajes apocalípticos y no puedo evitar plantearme: ¿por qué? ¿Qué carencias vitales te pueden llevar a caer en esta escalada de amenaza colectiva? En Estados Unidos ¿existen estas cadenas también? ¿son el paso previo a las masacres que luego vemos en televisión? Ese tipo de gente que tiene un rifle y dispara a sus conciudadan@s, me refiero. Porque esa sería una explicación: alguien realmente perturbado que decide entretenerse de esta forma, dando rienda suelta a su sadismo.

Y el caso es que: ¿Qué levante la mano quien no ha recibido en algún momento un mensaje de ese tono y ha estado a punto de reenviarlo? Aunque únicamente haya sido una leve vacilación, momentánea….

Publicado la semana 58. 12/02/2018
Etiquetas
María Ostiz , Catecistas , En sala de espera
Compartir Facebook Twitter