Semana
57
Nuria López Blázquez

Cuestiones absurdas con solución desde el humor

Género
No ficción
Ranking
6 161 0

En general, una se tropieza con toda clase de momentos a lo largo de vida cotidiana. Sin embargo, existen esos flashes en los que tu mente dice "esto tengo que recordarlo para poder escribirlo".

Ya sabemos tod@s que soy madre, es una faceta importante en mi vida que me reconforta profundamente, salvo en el momento de buscar empleo. Viendo los Goya vi que no es sólo en mi gremio donde te hacen la ya famosa pregunta de si tienes hijos, y en ese momento no supe si alegrarme por compartir con el glamour del mundo de las actrices o tirarme de los pelos…opté por lo segundo, pero ya está bien ¿no?

Hagamos algo de una repajolera vez chicas y chicos, que os necesitamos a bordo de la que vaticino que va a ser la revolución de estos primeros años de esta centuria.

Y entonces se me ocurrió un truquillo que deberían utilizar esas empresarias y empresarios, tan preocupados por nuestra fertilidad. No hay que menospreciar el hecho de que hay muchas mujeres que como jefas te realizan esa pregunta con total tranquilidad, eso me indigna sobremanera.

El truco en cuestión para que eviten formular esa pregunta, que por otro lado es totalmente ilegal…no hay más que observar a una mujer durante una entrevista de trabajo y ver si se rasca la cabeza en algún momento. Este mínimo detalle que ell@s no reconocen ya que, aunque tengan hijos no se deben acercar lo suficiente, denota que puede tener piojos, o como se dice ahora para darle un aire menos crudo “pipis”. Me parto con esa palabra.

Una madre con picores capilares tiene hijos menores de 18 años seguro.

Ahí lo dejo, pero ¿esta gente que pregunta con insistencia sobre nuestra situación maternal, se plantea en algún momento que esos hijos son quienes van a cotizar por ellos en el futuro para mantener su pensión? ¡Ah no! Que ell@s tienen planes de pensiones privados. Verán el palo que supone fiscalmente luego capitalizar esos ahorros, a los sesenta y muchos, setenta y más al paso que vamos.

Más cuestiones absurdas que me he planteado esta semana: las predicciones del tiempo, Que sí, que ya sé que la meteorología no es una ciencia exacta…pero la fiscalidad tampoco y, si yo me equivocase tanto como la gente del tiempo estoy convencida de que mi jefe me mandaría a la cola del paro directa.

Hay opciones para acertar en el pronóstico meteorológico y ahí lanzó algunas ideas por si algun@ metorólog@ se anima a ponerlas en práctica. Son sencillas:

Los que hemos tenido una rotura de algún hueso tenemos un superpoder en la detección de la lluvia. Es un comentario general y sucede tengas la edad que tengas.

A las personas mayores con artrosis les sucede otro tanto. El comentario de mis abuelas de “¡Cómo me duelen las rodillas! ¡Seguro que llueve!” yo lo tengo grabado a fuego y aún me hace sonreír cuando se lo escucho a alguna persona mayor; no sonrío por masoquismo, sino porque es como cuando recuperas uno de esos olores de la infancia y te da un vuelco de emoción el corazón.

Es sencillo por tanto aproximarse a la previsión de lluvia al menos, no hablo de polvo del desierto o de olas de calor: lluvia o nieve, como la que estos días paraliza carreteras y partes completas del país.

Piénsenlo; sopésenlo. Introduzcan un@ persona con alguna rotura, ya soldada o un@ ancin@, en la plantilla de los espacios del tiempo, uno de los programas más vistos de las parrillas televisivas y crearán un “monstruo” en términos de audiencias. Se convertirán en el auténtico espacio meteorológico que no falla.

Eso por no meternos en buscar la persona idónea que sería capaz de darle un toque magnífico. En lugar de ver sólo a la persona que nos cuenta delante de un mapa lo que ha pasado y lo que va a pasar…o lo que, en este caso, dice que va a pasar, podríamos amenizar el espacio con la opinión de otra figura televisiva nueva.

Tal y como discurre, a velocidad desorbitante la degradación de los programas, sería un hallazgo que l@s productor@s no desdeñarían.

Si finalmente ocurriese, pido derechos de autora…

Publicado la semana 57. 04/02/2018
Etiquetas
Monty Python , Teatro del absurdo , Sírvase templado si dispone de una sonrisa que no termina de salir
Compartir Facebook Twitter