03
Nuria López Blázquez

Capítulo dos

Comenzar Pero aquella noche el la galería yo aún no sabía nada de su vida, su marido y el mío se conocían y nos presentaron de forma casual, sin hacer referencia a su propia relación, si bien enseguida salió a colación que éramos casi vecinos. 

-Sí, alguna vez te he visto con tus hijos por el barrio. 

Era una constante que la gente me dijera que le sonaba mi cara o incluso que me habían visto a menudo sin ser yo consciente. Entonces lo achacaba a mis dos hijos que apenas se llevaban un año y llamaban la atención tan iguales, tam rubitos, tan dicharacheros a sus cuatro y cinco años. 

Yo en cambio no era consciente de haber visto a Alicia y creía que habría sido sencillo reconocer aquel brillo en cualquier lugar. 

-Es normal, se te ve siempre muy pendiente de los niños, en la panadería de Chantal nos encontramos un día. 

-¡Ah Chantal! Es muy amiga mía, sí. Intercambiamos conversación en francés por una especie de entrenamiento. Ella nunca antes se había atrevido a correr y me pidió acompañarme. 

 

Una conversación casual seguida de un encuentro casual en las semanas siguientes ya en la panadería. Nada extraño por otro lado ya que yo acostumbraba a pasar a comprar el pan y charlar un rato en francés después de dejar a mis hijos en el colegio. 

Publicado la semana 107. 13/05/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
III
Semana
03
Ranking
0 43 0