12
Néstor Villazón

Cincuenta y dos esbozos de mí mismo (VI)




Quien entre al agua recuerde de quién es el río y hacia dónde se dirige.


*


A los veintisiete has de tener tu primera llamada de atención; a los treinta y siete tu gran obra; a los cuarenta y siete tu obra de madurez; a los cincuenta y siete el silencio; a los sesenta y siete la despedida.


*


Cómo me gustaría ser el Borges de sus treinta y siete años. No por su agudeza, ni por su sabiduría, ni por su insistencia, ni por su madurez. Yo quisiera ser el Borges de sus treinta y siete años por lo poco que ha hecho y hará para con su sociedad, tan egoísta, tan en su sitio. A todos nos gustaría. Tan sólo pensando en algo que condense todo lo que él cree saber. Y vivir plácidamente en lo alto de una biblioteca a sabiendas que el silencio se acerca, sin la certeza de no haber conseguido nada, lo que algún día dirán de uno.


*


Don Giovanni, Fausto, El africano, Lakmé.


*


Al final sólo triunfa el miedo.


*


Existe, al fondo de la ciudad, un parque donde agoto mis horas de lectura. El viento suele correr distante, como abrazado a otro ideal, a otro empeño. Las caras no se detienen a debatir qué están haciendo, los bancos son sencillos, la vista insignificante. Los niños juegan y el llanto muere. Se escucha alguna risa. Un libro, en algunas manos. A lo lejos, dormita el mar.

Publicado la semana 12. 22/03/2017
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Año
I
Semana
12
Ranking
0 137 0