35
Joseluis

Office's adventures, Chapter 35: Desperteitor

Es alucinante lo jodido que puede llegar a ser el sonido de mi despertador, y eso que hay que tener en cuenta, y lo sabe D10S, que en su día me trillé el mercado entero buscando el menos desagradable de ellos. Y es entonces, justo ahí, mientras estoy con la baba manchando el hombro, en ese momentito de estar flotando entre nubes, que el asesino aprovecha para taladrar mi tímpano llegando a dañar incluso al cerebro. Con frecuencia sucede que corta la mejor parte del sueño, cuando parece acercarse el desenlace de lo que se lleva cociendo un buen rato, cuando se está apuntito de resolver todo… es exactamente ahí cuando ese malvado aprovecha para gritar “pi-pi-pi-piiiiii ---- pi-pi-pi-piiiiii” que de tan mal humor me pone. La verdad es que solo llega a sobresaltarme molestamente las 7-9 primeras veces que le pido que me dé 5 minutos más, a partir de ese punto, parece que mi cuerpo empieza ya a tolerarlo y lo apago de una manera automatizada. Hasta que ya ha saltado a berrear unas 36 veces y son más o menos las 3 de la tarde y es entonces cuando el preso (digo compañero!) más cercano a mi celda (digo mesa!) con su codo me golpea y realmente me despierto; ha llegado la hora de salir en tercer grado (digo para casa!) . Siempre le pongo pegas a todo lo que a la cárcel (digo oficina!) atañe, pero en verdad puedo decir que estoy literalmente cumpliendo la condena (digo trabajando!) soñada.
Publicado la semana 35. 29/08/2017
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Año
I
Semana
35
Ranking
0 237 1