20
Javier Oliva

llueve en madrid

llueve mansamente
y ya pedaleo anclado a una bici antigua
estrenando calles por la ciudad de madrid
recién reasfaltadas
y la pintura se pega a mis ruedas
mis gafas se llenan de vaho
mi casco rezuma gotitas de agua
; digo que mansamente llueve
y ando bulevares abajo
todavía somnoliento
porque es casi madrugada
y pedaleo intermitentemente según las pendientes
escucho a alguien a mi lado
que tararea una canción de navidad
y sin querer se me pega y comienzo a silbarla
silbo un villancico que me hace sentir
absurdamente menos solo
; respeto semáforos, me deslizo por el asfalto mojado
me siento en casa
porque todavía no ha despertado toda la ciudad
: qué bonito es madrid
subido a una bici
cuando llueve
y son las siete de la mañana
y me llega el olor a churros
, entonces yo tarareo una melodía navideña
y estamos en un mayo
verdaderamente primaveral
y tristemente me vuelvo a sentir menos solo
quizá gracias a que vuelvo a pensar en mi muerte
si será aquí o allá
en qué momento de este fluir del presente
en qué instante del espacio desapareceré
y ya canto universalmente el dichoso villancico
el mismo que en otra ocasión más aburrida
me habría parecido monótono, lacrimógeno y comercial
.
Publicado la semana 20. 21/05/2017
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Año
I
Semana
20
Ranking
0 403 8