47
Javier Oliva

an elephant in the room

buenos días, madre, buenos días

, ¿te puedes sentar

?, creo que voy para largo

te contaría que me dolió mucho

que prefirieras ir de casa a la oficina

 y de la oficina a casa

antes que acompañarme en mis solitarias tardes

, te diría también que no me hizo crecer

aquello de que te gustaran más

tus otras hijas que yo

, que era la del medio, la poquita cosa, la echada pa’trás

, pero me temo que ese es nuestro elefante

está en nuestra habitación

se interpone entre nosotras

y nadie habla jamás de él

. buenos días, hermano, buenos días

, quiero hablarte de algo

, pero mejor acomódate

, que esto va para rato

: te contaría que la pareja que has elegido

para pasar el resto de tu vida

no te hace bien, así, como lo oyes

, y también te diría que he dejado de competir

, que me he apartado de la carrera

, que ya no tienes un saco donde pegar

, pero me temo que ese es uno de nuestros elefantes

que además es rosa y enorme

y que tapa todo tanto

que ni siquiera alcanzo a verte

. buenos días, amigo, buenos días

, ¿tienes un hueco en tu agenda

? es que quiero explayarme

: te contaría que me mató

cuando en aquel proceso de entrevistas

te eligieron a ti antes que a mí

; me mataron las excusas que pusieron

, los motivos por los que aceptaste

, las causas de mi silencio

, y te diría también

que hice mal en separarme de ti

cuando todo en mi vida eran ruinas

, pero me temo que ese es uno de nuestros elefantes

, que, por cierto, es mastodóntico y es rosa

, está en el medio de nosotros

, pero ni tú ni yo decimos nada

, hacemos como que no lo vemos

y pienso yo tantas veces

por qué no señalarlo, nombrarlo y no sé

, por ejemplo, hablar de él hasta desinflarlo

.

Publicado la semana 151. 20/11/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
III
Semana
47
Ranking
0 21 0