39
Javier Oliva

que ocurra el aire

túneles, más túneles

recorro túneles y más túneles

para salir a la intemperie

para volver a soñar

, bebo varios buchitos de agua

, ciertas bocanadas de oxígeno

y me digo ‘que ocurra el aire

’; fluyo por canales que me devuelven a la superficie

tras un complicado parto

, boquetes abiertos en mitad de la nada

que conectan con el más acá

, con la vuelta de la esquina

, con el pan de todos los días

; veo márgenes para discurrir

sin dirimir de quién es la pelota

sin distinguir la orilla del horizonte

, el horizonte de las nubes

, las nubes de las almohadas

; siento pálpitos encabritados

en la punta de mis sienes

, bombillas encendidas

a lo largo de mis sueños

, caminos pobres, pies descalzos

, escorrentías secas esperando lluvias

, árboles cantábricos hablándome a solas

, luces de otros puertos

, mares divididos, tierras inciertas

, mi mecha se enciende

: ‘albricias, que ocurra el aire

’: y luego agua, un vaivén, las olas

: la dinámica de este fluido me embarga

, la sal se restriega en mi costado

y me suda hasta la boca

: navajas perdidas me rasgan la pierna

, algunas algas tapizan mis manos

, burbujas de orilla me orientan

, capotes grises me tapan

; cuando vivo estrecheces

esta inmensidad me agranda

; el mar

, sin apellidos

sin cotas vastas o sencillas que lo amarren

, sin sogas ni maromas que lo encierren

; mar: a mojadas y a secas

, cuando mucho, el océano

, cuando poco, la mar

. y después

, que ocurra el aire

.

Publicado la semana 143. 29/09/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
III
Semana
39
Ranking
0 30 0