34
J.Maseda

Ajedrez misterioso

Un movimiento anatólico, eso pensaba yo. Dos días después de salir del
luminoso hall del Nové Město pragués, aun pienso en el “neznámo” que,
hospedado en el Adler, me aniquiló en la casilla F4. Jamás he
recibido semejante paliza de un desconocido. Todo comenzó después
de realizar el check-in de recepción. Una vez en el pasillo, segundos
antes de subir al ascensor, decidí mover adecuadamente uno de los
peones del tablero. No fue con mala intención, pero supongo que algún
huésped se lo ha tomado como provocación. Ahí comenzó el combate.
Al parecer, y como tradición desde 1989, la mesa de ajedrez tenía una
función simple; que dos forasteros alojados allí iniciasen un duelo,
realizando un movimiento cada vez que el “opuesto” ejecutase su acción.
Nunca sabré quién fue mi oponente, pero me venció al sexto día,
y al séptimo descansó. Como se suele decir; “hay que marchar para
poder volver”, y allí me espera una nueva partida.
Publicado la semana 34. 22/08/2017
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Año
I
Semana
34
Ranking
0 251 0