37
farrandemora

ACATANDO LAS ORDENES PERVERT DEL PADRE AUGUSTO

El pelirrojo gemía como un niño pero no conmovió a sus superiores. Hacia las siete de la tarde todos los alumnos del curso habían hecho acto de presencia Era el momento de empezar la Operación de Higiene y Uniformidad (OHU). Se les ordenó levantarse y tuvieron que colocarse en una única fila. De nuevo caminaron, en formación y completo silencio, por aquel largo pasillo. En un lateral se encontraron una puerta en la que se podía leer un rótulo con las palabras Unidad de Higiene. Una vez en el interior los alumnos se alinearon a mano derecha, justo enfrente del gran mostrador, detrás del cual había instalados varios armarios de madera. El director empezó a dar las órdenes pertinentes:

-Bien, chicos, vuestros equipajes ya están en nuestras manos; esta mañana hemos recibido las últimas maletas. Os felicito porque habéis seguido al pie de la letra las instrucciones; ninguno ha llegado cerrado con llave. Así nos ha resultado muy fácil poder controlarlos. Por supuesto que el contenido de vuestras bolsas será requisado hasta que lleguen las vacaciones de navidad. En el reglamento del centro, que se os envió a casa, se deja bien claro que no vais a poder usar ninguna de vuestras ropas de nenazas. En San Patricio se os proporcionará todo lo necesario: útiles de aseo, ropa interior y exterior, y todos ireis iguales de pies a cabeza. esto es lo mismo que un seminario...

-Lo primero de todo es requisaros los objetos personales que lleváis encima: billeteros, monederos, sortijas, medallas etc. Aquí no podéis usar ninguna de esas cosas. El hermano Ramiro os ayudará para que hagáis esta operación como es debido.
Entre los dos religiosos vaciaron los bolsillos de los muchachos. Incluso les privaron de las medallas religiosas que llevaban al cuello; serían sustituidas por austeras imágenes de San Patricio, un icono del Opus Dei. Una vez terminado el proceso se guardaron todos los sobres, previamente cerrados, en una pequeña caja fuerte. Para evitar futuras reclamaciones todo el dinero que portaban fue contabilizado. Don Augusto continuó dando instrucciones:
-Ahora mismo se os van a repartir dos tipos de bolsas: una de color blanco para la ropa blanca y otra negra para la de color. En la lavandería se lavarán y desinfectarán las prendas que lleváis puestas. Debemos guardarlas, completamente limpias y planchadas, hasta que os vayáis de vacaciones. Que quede bien claro: La ropa blanca como las camisetas de interior y los calzoncillos en la bolsa blanca, el resto en la de color.
-Ahora, y en absoluto silencio, quiero que os desnudéis por completo… en cueros ya! es una orden!

Publicado la semana 37. 18/09/2017
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
37
Ranking
0 261 1