25
farrandemora

UNA CIRCULAR DE SOLUCIONES DRASTICAS

Se exige a todos los alumnos que usen un corte de pelo de estilo militar: las orejas deberán estar totalmente visibles; el cabello de la zona de la nuca y de los laterales bien rebajado. En la parte superior de la cabeza y la zona del flequillo, el pelo no deberá tener una largura superior a un centímetro. Los alumnos que no cumplan con esta nueva normativa serán expulsados, perdiendo el derecho a examinarse.

También se exigirá a los chicos de los cursos superiores que eliminen por completo el vello corporal. Deberán rasurarse el vello del pecho, axilas, pubis, testículos, región anal, glúteos, piernas y espalda.

Entre los días 28 (lunes) y el 31 (jueves) del presente mes de octubre, todos los alumnos deberán pasar un control sanitario de carácter obligatorio. Nuestro enfermero, don Jacinto Peña, será el encargado de revisar a los chicos para comprobar que se han cumplido las ordenanzas higiénicas; de no ser así se tomarán las medidas disciplinarias oportunas.

Sin otro particular les saluda atentamente:

Juan Ángel Porta Martínez (director)


Al terminar de leer la circular todos los allí presentes comenzaron a opinar. Elservil limpiabotas contó algunas anécdotas de su servicio militar:

-Recuerdo que cuando yo estaba de soldado, en el Acuartelamiento de Useratambién hubo una infección de piojos corporales. Por culpa de cuatro cerdos, nos raparon al dos ceros a todos los soldados de la compañía. Nos llevaron al Hospital Militar Gómez Ulla, todos en formación por la calle, con las cabezas como bombillas. Nos quitaron toda la ropa para desinfectarla. La metían en unos calderos enormes que habían instalado en el patio; utilizaron agua hirviendo y un desinfectante que olía muy fuerte. Desnudos, como nos echaron al mundo, nos condujeron a la sala de las duchas. Allí nos tuvimos que lavar con el agua muy caliente. Nos dieron una pastilla de jabón desinfectante. El sargento Blázquez, que era un hueso duro de roer, se paseaba por allí. Estaba pendiente de que te enjabonaras a fondo, especialmente en las partes en que tenías más vello.

Aquel señor mayor recordaba cada detalle:

-Según salías de la ducha, un sanitario te aplicaba unos polvos blancos desinfectantes que se pegaban al cuerpo; parecía que te habían enharinado, como si fueras un pescado antes de echarlo a a la sartén. Utilizaban unos fuelles enormes y los polvos se esparcían por la sala de las duchas; se formó una nube blanca que no te dejaba ver nada. Luego, otros sanitarios te dejaban sin un solo pelo en el cuerpo; utilizaron aquellas maquinillas de mano que daban mordisquitos. Parecíamos niños, completamente lampiños. Menos mal que nos respetaron las cejas y las pestañas…

Mi padre también intervino en la conversación:

-Estamos caminando hacia atrás, como los cangrejos. Ahora que todos tenemos una ducha o bañera en casa y medios para asearnos debidamente estas cosas no deberían ocurrir. Es la dejadez, la falta de higiene la que nos ha llevado a esta situación. Yo creo que lo mejor sería que rasuraran a todos los chicos el vello, para evitar complicaciones posteriores. Todos los chicos afeitados de arrba abajo, sus parte incluidas y en la barbería. afeitado corporal, púbico y de cabeza.
 

Publicado la semana 25. 24/06/2017
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
25
Ranking
0 259 0