24
farrandemora

COMUNICADO OFICIAL DE PIOJOS


El barbero continuaba atendiendo al limpiabotas. Realizaba su trabajo de una manera minuciosa, buscando la perfección. Un corte a cepillo parisién había que hacerlo despacio; era una labor artesanal, casi una pequeña obra de arte. Sólo un auténtico profesional conseguía darle al cabello la característica forma cuadrada.

Don Valentín tenía mucha confianza con el limpiabotas. Le gustaba hablar con él y siempre utilizaba un tono jocoso:

-Bueno, bueno, Pedrito, a ver cuándo me das un duro a ganar. Desde principios del verano no te has dignado a sentarte en este sillón; ya tengo ganas de echarte mano. ¿Has pensado en el dinero que ahorras en brillantina cuando te pelo bien repelado?.

El limpiabotas, mientras continuaba puliendo los zapatos de mi padre, respondió:

-El mes que viene me lo corto; te doy mi palabra. Cuando caigo en tus garras me metes la maquinilla hasta dejarme más pelado que al chiquillo del esquilador. La última te pedí un corte de verano y me dejaste la cabeza como un huevo. Tú en un concurso de esquiladores te llevarías el primer premio.

El barbero también estaba al tanto de la actualidad:

-No sé si habrán leído el Diario Regional; al parecer la Brigada Militar de Sanidad está rapando al cero a cientos de escolares. A mí no me ha sorprendido en absoluto; se veía venir. Esa moda del pelo largo no podía traer nada bueno. Al chico que acabo de pelar al cero ya le habían dado un toque en el colegio. Su padre, don Pascual, había recibido una circular en la que se le pedía que extremase las medidas higiénicas. Esta tarde, a la hora de abrir, me estaba esperando en la puerta. Me ha dicho que estaba preocupadísimo. Tengo aquí la notificación que les han enviado por correo. No tiene desperdicio. Este muchacho debería leerla, para enterarse de lo que está ocurriendo.

Don Valentín se acercó a mí y me pidió que la leyera en voz alta. Mi padre, al que Pedrito continuaba abrillantando los zapatos, comentó que yo entonaba muy bien la lectura. Tuve que obedecer, aunque tenía la voz entrecortada:

Muy señor nuestro:

Por la presente le comunicamos que en nuestro centro educativo, en las clases de los cursos superiores, hemos detectado varios casos de alumnos infectados por parásitos de tres modalidades diferentes:

-Pediculosis capitis: vulgarmente conocidos como piojos de la cabeza.
-Pediculosis corporis: se trata de los piojos del cuerpo y la ropa.
-Pediculosis pubis: piojos que anidan principalmente en la zona del pubis.

Las enfermedades que transmiten dichos parásitos pueden poner en grave riesgo la salud de la población escolar. Para evitar que la infección se propague, nos hemos visto obligados a expulsar temporalmente a los alumnos que padecen este problema sanitario. Las deficiencias en el aseo personal del alumnado nos ha abocado a esta situación crítica.

Publicado la semana 24. 21/06/2017
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
24
Ranking
0 282 0