32
Ana Centellas

Déjame volar

Cansada estoy de las palabras bonitas con las que regalas a mis oídos una quimera de amor. Piensas que con ellas, de vez en cuando, es suficiente, que me mantendré contenta, que me sentiré querida, halagada, feliz. Piensas que con ellas me mantendrás sumisa, que es como tú me quieres, para que no haya reproches, para que no haya ni una sola queja que pueda poner en duda el amor que dices sentir hacia mí.

Cansada estoy de tanta palabra vacía que no viene acompañada de actos que realmente demuestren que es sincero el cariño, que de verdad tú me quieres. Porque en realidad son eso, simples palabras vanas que lo único que logran es hacerme marchitar por dentro, hacer que me sienta culpable por querer más de ti. Pobre niño desvalido, si es tanto lo que me quiere, ¿qué más le voy a pedir?

Pero la realidad es esta. Sí, quiero más, claro que quiero más. Quiero todo aquello que me falta. Me falta un beso de buenos días por las mañanas, con los ojos cerrados y acurrucados entre las sábanas. Me falta un abrazo sincero, lleno de cariño, así, sin más, porque te apetece y sin venir a cuento. Me falta una llamada en las largas noches sin ti. Me faltan noches, días, tardes de pasión, sudores resbalando por la almohada. Me faltan... Me falta cariño, me sobran palabras.

Y mientras escucho tus palabras bonitas, susurradas en la distancia de un aire que nos separa, solo quiero que me abraces, en silencio, que no digas nada. Porque si no, me siento una niña, desprotegida, a la que le han cortado las alas. Solo quiero que me quieras y, si no me quieres, déjame volar.

Publicado la semana 84. 05/09/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
II
Semana
32
Ranking
0 48 0