Semana
61
Ana Centellas

Decálogo de la mujer

Género
No ficción
Ranking
0 31 0

Mujer, de belleza intrínseca solo comparable a los amaneceres en la cima de la montaña más alta. No consientas que decidan sobre tu cuerpo, no sucumbas a los cánones de belleza preestablecidos que te obligan a pasar por severas dietas durante toda tu vida solo para el beneficio de las grandes compañías de moda, que quieren verte embutida en una talla imposible de alcanzar. Recuerda que tu belleza exterior solo es mensurable por la belleza que guardas en tu interior. Y eso, compañera, es imposible de medir.

Mujer, creadora de vida, que gozas del sagrado privilegio de generar en tu seno una nueva vida, que sacrificas tu cuerpo y tu alma por un nuevo ser, posees la más excelsa de las virtudes. No permitas que tu vida quede relegada solo al papel de madre, no limites tus capacidades. Eres madre, cuidadora, pero ante todo, eres mujer. No lo olvides.

Mujer, que iluminas con tu sonrisa el universo, haciendo la vida agradable a todos cuantos te rodean. No consientas nunca que nadie te desprecie. No permitas ninguna humillación, con independencia de dónde provenga. No toleres gritos, insultos ni malos tratos. Eres mujer, eres persona, mereces respeto.

Mujer, criatura de sublime inteligencia, en tus manos está el futuro del mundo. Lucha por tus sueños, estudia lo que quieras, no dejes que nadie ponga límites a tu capacidad intelectual. Tú puedes alcanzar todo aquello que te propongas.

Mujer, ama de casa incansable, que trabaja de sol a sol sacando adelante la difícil tarea de administrar un hogar. Valora tu trabajo, que es inmenso, y haz ver a los demás el valor que tiene. Pide ayuda, no naciste para ser la esclava de una familia. Tu trabajo requiere mucho esfuerzo y todo esfuerzo debe tener su recompensa.

Mujer, trabajadora eficiente, ejecutiva implacable, asalariada en ejercicio de tu profesión. Jamás permitas ningún tipo de discriminación laboral por el mero hecho de ser mujer, lucha por tus derechos, que son muchos. Exige el mismo trato que a tus compañeros hombres y lucha, siempre lucha, por que tu trabajo se valore en la misma proporción que el suyo.

Mujer, siéntete libre para disfrutar de tu sexualidad de manera plena y sin remordimientos. Como quieras, con quien quieras, pero siempre decidiendo tú. Tu cuerpo es tuyo y solo cuando dices sí, es sí. Deja siempre claro que no, es no.

Mujer, máxima expresión de la creatividad, capaz de todo. Levanta siempre tu voz para que sea escuchada, en cualquier momento, en cualquier situación. Nunca más en la sombra, nunca más ignorada. Nunca más.

Mujer, las calles están a tus pies, borra cualquier rastro de miedo que te pudo haber cubierto en el pasado y camina con decisión. Tú eres fuerte, eres poderosa, no hay obstáculo que no seas capaz de vencer.

Mujer, alma libre, dueña y señora de todas tus decisiones. No permitas que nadie te diga lo que tienes que hacer, de lo que eres capaz o lo que tienes que decir. Solo tú eres conocedora de lo que es mejor para ti. Solo en tus manos están tus decisiones.

Y recuerda, mujer, que no estás sola. Todas estamos unidas por la red bien visible de la sororidad, aunque se empeñen en invisibilizarla. La revolución está en nuestras manos, por fin, y si nosotras paramos, se para el mundo.

Publicado la semana 61. 04/03/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter