30
Almendros

Nada quiero ni desdeño

 

Viene el daño,

 

la guadaña de genética que araña,

 

la ponzoña desmadrada que nos hurga.

 

 

El amor equivocado,

 

la ausencia del cariño con el sueño.

 

 

La vida nos enseña,

 

nos prepara y nos diseña.

 

 

La fiebre no hace efecto con el paño,

 

el hielo se instala y te atormentas de tu enfermo.

 

 

Nada quiero ni desdeño,

 

nada, en la avería que os enseño.

 

 

Hay una muerte que me vive,

 

hay una suerte que me escribe.

 

 

Publicado la semana 82. 11/09/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
II
Semana
30
Ranking
0 44 0