38
Almendros

Muerden y rechinan los confines

 
Las miradas tiritan en los polos,

 

y hay un oso cojo de morado hasta la escarcha,

 

y un vacío de miedo que te escucha,

 

y pingüinos como de una sola pieza.

 

 

Las cortinas de nieve bailan ecos,

 

y aúllan los lobos su hambre en tus entrañas,

 

y de témpanos se bañan otras vidas cuando abismos silban,

 

y no se detiene ni la nada.

 

 

Los viajes son sin referencias,

 

te comen de cañón los hielos las defensas,

 

y te sabes de magna como el Yeti que imaginas,

 

y subes de moral tu mercurio termómetro.

 

 

Muerden y rechinan los confines,

 

y sueñas con candelas de colores,

 

y un final que nunca esperas te rodea,

 

y sabes que eres construcción de pala y de casquetes que te hablan.

 

 

Y hay una mortaja blanca de esperanza y un decúbito sereno inexplicable.

Publicado la semana 38. 29/11/2017
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
I
Semana
38
Ranking
0 170 0