Creo que mi mente me ayuda, me dice que voy a volver a verte.

Que sólo he de esperar, tener un poco de paciencia.

Es como cuando era pequeña y pasaba tiempo sin verte. Hablaba de mi papá cómo un hombre importante y siempre esperaba su regreso; su aunque fuera poco, valioso tiempo para jugar a negocios, cantar la escala musica Hil (de arriba abajo, de abajo arriba) despertarte de la cama a la hora de comer, reírme sin que llegarás a hacerme cosquillas, jugar al fútbol y hasta disfrutarlo sin gustarme solo por estar contigo…

Cómo cuando era niña, espero tu vuelta : que vengas para conocer mi casa, para mi boda,para acompañar a mamá, para conocer a tus nietos, para que toquemos juntos el saxo, que me des un buen masaje y después me sigas tocando los pies mientras ves la TV, para quererte y abrazarte, para presentarte a mis suegros y tengáis esa conversación que quedó pendiente, para que me digas que igual en un tiempo no estarás y yo pueda decirte: -Pues que esperen sentados porque ni de coña vamos a dejar que te vayas.

Para no tener que esperar papá, para estar.

Golpes: Semana #44

Comentarios (1)

  • Laura . 8 noviembre, 2017 . Responder

    Qué bonitas vivencias que nos llenan en “algo”…
    Un abrazo

 

Todos los textos son propiedad de sus respectivos autores - Contacto: los52golpes@gmail.com