Me levanté teniendo al lado a la persona que amo y sentí su olor a mi lado, a la vez que notaba el airecillo que venía del ventilador en mis pies y lo agradecí en esta mañana de tanto calor; disfruté de la piña fresquita en el desayuno mientras escuchaba nuestras risas de fondo y contemplaba el sol por la ventana.

En el paseo en moto a la playa la brisa dándome de frente , las vistas , mi adrenalina a mil , el agarrarme fuerte a mi pareja, ¡inigualable!ni  lo afortunada que me sentí al ver como adelantábamos a toda esa fila de coches y en un pis pas dejamos atrás el atasco para seguir por una carretera que olía a bosque, sus árboles de vez en cuando nos daban una sombra que hacía el trayecto algo mas fresquito.

Las vistas de la playa, el tener el lujo de bañarme en esas aguas tan calentitas. El estar rozando el agua, la arena, a mi chico, todo al mismo tiempo… mmmm casi el paraíso;  secarme al sol para luego meterme en la piscina y seguir disfrutando, notar el agua fresquita de la ducha que rejuvenece.

Sentir las yemas de sus dedos acariciándome mientras moja mis labios y los dos entramos en calor, dejarme hacer mientras hago,  disfrutar de que él disfrute también; sentir su jadeo en mi oreja y los dos mojados otra vez.

El paseo por la ciudad con edificios hermosísimos , sentarme a beber un zumo natural fresquito en un lugar con encanto y aire acondicionado; estar  acompañada de mis amigos, verles sonreír, nuestros abrazos, contarles,  que me cuenten , compartir…

Que suene mi teléfono, mi padre , hoy con ganas de hablar, que me diga que me quiere, sentirle débil y fuerte al mismo tiempo, saberle dar aliento con lo que necesita escuchar…

Llegar a casa pronto, con tiempo para ducharme y poner a escribir , a contar …

Estas son varías de las cosas que hacen que hoy:  no sea un día cualquiera.

 

Golpes: Semana #24

 

Todos los textos son propiedad de sus respectivos autores - Contacto: los52golpes@gmail.com