Localización y luz perfectas para la toma. Principio activo para manos impacientes: mediados de octubre y calor ardiente, como de julio, como nuestras bocas. No sabía él lo que hacía cuando me besó aquella más que brillante mañana. No hizo falta maquillaje, ocurrieron infinitos roces y retoques.

Yo no soy como esos autores que disponen y amarran, yo quiero un alma libre que quiera compartir cielo en pantalla. No quiero el dulzón romance ni el drama. Yo no soy parte del escenario, como las que se conforman con un trozo de alguien. Quiero risas, quiero tripas, pasión. Quiero enfrentar, discutir debatir. Quiero misterio y también comedia, quiero una cinta dirigida por dos.

Yo no quiero un súbito trailer, ni aventura de película. Quiero una serie completa, con directos, imprevistos, que sucedan los actos y diálogos sin montajes. Quiero una historia, una trama al menos hasta que se acabe. Porque todo caduca, hasta los actores.

Aseguró que no mentía aunque omitió una parte, su cuerpo le urgía como a mí el alma y también supo prenderme. El vestuario lejos del galardón, estorbó enseguida. Bendita condena humana, que nos empuja al impulso básico de la manera más animal, y, a menudo, menos noble. El premio al mejor sonido fue al silencio. Siguió la música de noche y en horizontal cuando quiso hacerse de día. Aún no sabía yo que no habría más fechas ni escenas en esa claqueta.

Después ni un episodio más. Unos pocos créditos lentos y borrosos sobre fondo negro que anuncian el final de la sesión, de un reencuentro evocado y omitido a partes desiguales. El cuerpo saciado ya nada pide, el alma solo se lamenta una vez más.

The End.

Golpes: Semana #41
Tags: #relato

Comentarios (2)

  • Nuria López . 16 octubre, 2017 . Responder

    Magnífica puesta en escena Sol!!

    • (Autor) Sol . 17 octubre, 2017 . Responder

      😉 gracias!

 

Todos los textos son propiedad de sus respectivos autores - Contacto: los52golpes@gmail.com