Desperté junto a ti un sábado, febrero, día catorce. Pero tú no te acordabas. Así que, cuando aún te desperezabas te tendí una de las copas llenas. Sacando mi regalo vacío debajo de la cama, solo alcanzaste a, aturdido, decirme lo de siempre:

-Vaya cariño, me olvidé… ¿primer beso, primera cita? primera vez que… -no alcanzaste a decir más mientras bebías.

-No, última vez  -respondí yo mientras bebías tu copa envenenada.

Golpes: Semana #35
Tags: #relato

Comentarios (4)

  • Johan Cladheart . 2 septiembre, 2017 . Responder

    🙂

  • David Requena . 2 septiembre, 2017 . Responder

    ¡Qué dura!

  • fisherwoman . 4 septiembre, 2017 . Responder

    Un merecidísimo final, sí señor

  • Asier . 6 septiembre, 2017 . Responder

    Me encanta!

 

Todos los textos son propiedad de sus respectivos autores - Contacto: los52golpes@gmail.com