Quien niegue la posibilidad de viajar en el tiempo
es que no dio con el disco adecuado
o con esa voz-túnel
que no concede arcenes ni salidas de emergencia
te lleva, simplemente eso,
y estás en otro sitio
aunque pisas el mismo suelo;
la otra tarde
caminando entre edificios,
esquivando gente
y escuchando el primer disco de Amateur,
solo hicieron falta unos segundos
de la inesperada voz de Irantzu
para saltar

y caer de golpe
en aquella habitación de estudiante
donde me pasaron
por primer vez
Soidemersol de La Buena Vida.

Golpes: Semana #38
Tags: #poesía

Comentarios (5)

  • Javier Oliva . 22 septiembre, 2017 . Responder

    Claro que sí, ¡los viajes en el tiempo existen! Entre otras cosas, gracias a la música.
    Gracias muyayo

    • (Autor) Quinnipak . 25 septiembre, 2017 . Responder

      Creo que la música se sabe atajos. A veces lo pienso y, en mi opinión, es el medio transporte más rápido 🙂
      ¡Gracias, Javi!

  • Johan Cladheart . 25 septiembre, 2017 . Responder

    Un placer volver a leerle el pelo por aquí.

    • (Autor) Quinnipak . 25 septiembre, 2017 . Responder

      ¡Gracias, Johan! He estado/estoy de sequía (o de inundación). No lo tengo muy claro 🙂

  • Pablo Amor . 3 octubre, 2017 . Responder

    Puntuación extra para el título del poema! 😉

 

Todos los textos son propiedad de sus respectivos autores - Contacto: los52golpes@gmail.com