Hay nidos de pájaros en las sombrillas de mis recuerdos

y golondrinas que llegan para quedarse pero se van.

El frío conecta y nos desconecta.

Las nubes se mueven aunque no las mires

y repiten figuras que nunca son iguales.

 

Nada es lo mismo nunca.

Se repite, de acuerdo,

pero es distinto.

 

Tú eres algo nuevo cada segundo.

El margen te atraviesa y mutas a cada paso.

También tu mirada crece y encoge sin preguntarte mucho.

“Cambias más que el tiempo”,

además de una expresión,

es un abismo.

Da miedo no controlar ni siquiera lo que sientes.

Pero llegas a Bowie y pelas mandarinas que no te comes.

Tú mano derecha arranca las cáscaras de la corteza del mundo,

un montón de gajos que se concentran en un punto:

 

“You are not alone”

“You are wonderful”

“Give me your hands”

“Give me your hands”

 

La voz te atraviesa y pelas otra.

Ya son tres encima de la mesa.

Desnudas.

Nacidas por partes, negándose a la separación.

Se miran y te miran.

Te ves reflejado en su composición y en cómo interactúan.

Miras en el espacio central que hay en cada una ellas.

Buscas allí la solución a tu insatisfación.

Por supuesto,

no la encuentras.

La misma canción sigue sonando.

Una y otra vez.

Una y otra vez.

Comienzas a comerte la primera.

Golpes: Semana #3
Tags: #poesía

Comentarios (2)

  • Johan Cladheart . 19 enero, 2017 . Responder

    Hostia. La que lías con unas mandarinas.

  • Zamoranita . 1 febrero, 2017 . Responder

    “Cambias mas que el tiempo” jeje

 

Todos los textos son propiedad de sus respectivos autores - Contacto: los52golpes@gmail.com