Tengo una nota por ahí
que dice:
“dos columnas y cuatro ventiladores”.

Habla de un bar
en Menorca
donde el tiempo parecía medirse
bajo otros patrones
y mis ganas de escribir
se quedaron en eso:
un raquítico inventario.
Ahora, de memoria,
también recuerdo a ocho hombres
viendo el fútbol
en silencio
desperdigados entre las mesas
y a un grupo de señoras
justo al lado de la puerta
charlando y saludando
a todo el que entraba:
una pareja que cenó,
un matrimonio con un niño,
nosotros,
y el hijo del dueño
con un amigo
en busca de su paga
y una bolsa de patatas.
Eso era todo
y te puedo asegurar
que era mucho.

Golpes: Semana #19
Tags: #poesía

Comentarios (3)

  • Pablo Amor . 11 mayo, 2017 . Responder

    Qué final. Me has convencido. Me lo creo. Me lo compro.

    • (Autor) Quinnipak . 11 mayo, 2017 . Responder

      Gracias, Pablo. Vámonos a vivir a Menorca 🙂

      • Pablo Amor . 11 mayo, 2017 . Responder

        Dime hora y puerta de embarque.

 

Todos los textos son propiedad de sus respectivos autores - Contacto: los52golpes@gmail.com