En aquella habitación de hotel
en Bruselas
desde la que el sonido de los coches
recordaba al de las olas
y contábamos aviones
atravesando tu reflejo en la ventana,
te recordé tus ganas de cantar
cuando nos conocimos,
más de 40 años atrás;
tú, en batín,
sin apenas decir nada,
salvo unos buscados segundos de pausa,
comenzaste a tararear algo,
una de Violeta Parra
o de Cecilia,
no recuerdo bien,
los que sí me vienen
de golpe
a la cabeza
son tus labios
pegados
transformando el aire en melodía
entre estrofa y estrofa
entre suelo y abismo
forzando una mueca en tu cara
de la que aún
sigo colgado.

Golpes: Semana #12
Tags: #poesía

Comentarios (2)

  • Pablo Amor . 24 marzo, 2017 . Responder

    Polaroid emocional.
    Y con banda sonora.
    Chapeau.

    • (Autor) Quinnipak . 24 marzo, 2017 . Responder

      ¡Muchas gracias, Pablo! Me alegra que te guste 🙂

 

Todos los textos son propiedad de sus respectivos autores - Contacto: los52golpes@gmail.com