Me acabo de dar cuenta

de que nunca

he regado

estas plantas,

paso horas junto a ellas

y jamás

las he tocado.

Mi abuela

– recuerdo –

subía las escaleras desde su restaurante

hasta su casa

para cuidar las suyas

cada manaña

en una terraza grande

bajo la ropa tendida

geranios

tenía geranios,

nosotros esperábamos frente a la tele.

Años después

en la montaña

mientras jugábamos a la guerra

–  me recuerdo –

haciendo corazones con la meada

escondido

entre piedras

sobre hojas secas, tierra o hierba verde

justo antes de la adolescencia

o exactamente

en ese punto

que ahora

parece

estar de vuelta.

Comentarios (1)

  • Johan Cladheart . 8 enero, 2017 . Responder

    ¡Grande!

 

Todos los textos son propiedad de sus respectivos autores - Contacto: los52golpes@gmail.com