¿qué se siente

antes de

levantar

la mano?

 

el corazón

se acelera,

el cerebro

distorsiona

la realidad.

la mano

(en cuestión)

se rebela

y dilata

el acto.

 

la duda,

poliédrica,

atenaza:

“¿y si

es absurdo,

una tontería,

ya se ha dicho,

molesta,

o

me trabo?”

 

no hay

desafío

más íntimo

y cotidiano:

 

la tensión

que precede

a tomar

el mando.

 

tampoco

hay alivio

más grande,

más claro:

 

es

la revolución

al alcance

de la mano.

Comentarios (6)

  • Sol . 20 enero, 2017 . Responder

    Me encanta, muy bien dibujada esa mezcla de extremos.

    • (Autor) Pablo Amor . 20 enero, 2017 . Responder

      Gracias Sol, eres un ídem! (Estoy seguro de que no soy el primero que hace esta broma, pero los clichés están para gastarlos 😉

  • Sam . 21 enero, 2017 . Responder

    Es muy redondo. No literalmente. Literariamente. Bonito trabalenguas.

    • (Autor) Pablo Amor . 21 enero, 2017 . Responder

      Bonico tú! Gracias!

  • Zamoranita . 1 febrero, 2017 . Responder

    No se sci es un cliché pero estilo tiene, enhorabuena

    • (Autor) Pablo Amor . 1 febrero, 2017 . Responder

      Gracias, Zamoranita, me alegro de que te haya gustado!

 

Todos los textos son propiedad de sus respectivos autores - Contacto: los52golpes@gmail.com