Adoro ese momento por la mañana, cuando no hay que madrugar y me despierto poco a poco, por mi misma. Puedo despertar y descubrirme sola y estirarme en la cama, toda ella para mi absoluto deleite y adoptar posiciones raras, subiendo la espalda, bajándola, acurrucándome. Y volver a cerrar los ojos y volver a dormirme y volver a despertarme y repetir ese gran disfrute del gran despertar.

Pero también pueden aparecer grandes despertares conjuntos. Despertarme y ver la cara de alguno de mis hij@s que se ha venido durante la noche a mi cama. Es un gran placer mirarles dormidos, acariciarles la cara y sentir ese enorme amor que consigue que me levante con una enorme sonrisa, aunque sea lunes y haya sonado el despertador. Soy capaz incluso de saltarme la ducha mañanera por prolongar al máximo ese momento de felicidad absoluta.

Despertarme de una siesta en el sofá con un gato en la tripa ronroneando y otro en los pies, es otro de mis grandes despertares. No soy de esas personas que duerme la siesta con la televisión de fondo. Me gusta disfrutar de la siesta en silencio; el único sonido que tolero en ese momento tan preciado es el del ronroneo de mis gatos.

Y desde luego, existe en mi vida el gran despertar de sentirte abrazada y querida. Este puede ser un despertar en mitad de la noche porque al movernos, nos despertamos mutuamente y nos abrazamos con más fuerza, como para decir “estoy aquí y te quiero”. O bien un despertar abrupto porque es la hora de levantarse, pero siempre hay un tiempo para disfrutar de un último abrazo, piel con piel, antes de levantarse para salir corriendo a la rutina diaria.

Golpes: Semana #2
Tags: #ensayo

Comentarios (2)

  • Susana . 19 febrero, 2017 . Responder

    El mejor y mas grande despertar en esta vida es aquel que compartes con el que has traido a este mundo….sin duda: el gran despertar a la vida

  • Lucía Rico García . 7 marzo, 2017 . Responder

    Yo también adoro el despertarme con tranquilidad y sin prisas, como bien dices es el Gran despertar!! Me encanta tu blog Nuria.

 

Todos los textos son propiedad de sus respectivos autores - Contacto: los52golpes@gmail.com