El sol me abofetea la cara
escondido entre las ramas de un olivo
que plantó mi padre
para acordarse del suyo.

Me obliga a cerrar los ojos
y no pongo resistencia.
¿Por qué habría de hacerlo?
pon la otra mejilla, dijo dios.

Una hilera de hormigas recorre la tierra.
¿qué iban a hacer sino?
Pienso en qué será de esos enclenques cuerpecillos
bajo este sol.

Y la letra de la canción que suena me dice
que mi mierda es la suya.
Si alguna vez hablamos, Vance Joy,
te recordaré que no puedes
ir diciendo eso por ahí.

Golpes: Semana #30
Tags: #poesía

 

Todos los textos son propiedad de sus respectivos autores - Contacto: los52golpes@gmail.com