Cincuenta y dos esbozos de mí mismo (XIII)

15 mayo, 2017.0 Comentarios.#ensayo

Dos lecciones que me han funcionado siempre en literatura:

En cierta ocasión acudí a ver una obra donde una pareja -un chico y una chica- estaban cercados por unas alambradas, vigilados por cámaras constantemente. El chico se enfada y se enfrenta a ellas, exigiendo libertad y esgrimiendo que vivimos constantemente dirigidos por poderes fácticos. La chica le pide que se tranquilice, porque su actitud traerá consecuencias peores a las del presente. Tras una escena de diez minutos, el chico decide coger una piedra y romper las cámaras. Tras ello, cree que vivirán en paz. Serán libres.

A la salida del teatro conversé con mi acompañante, que se mostraba decepcionado. Decía que la esencia del teatro era el conflicto, y que esta que habíamos visto se trataba de una lucha plana. “Si quieres tener una buena obra, una vez que el chico ha roto las cámaras y son libres, podría haber violado a la chica. De este modo se crea el debate de si la vigilancia es necesaria o no. Esa es una buena forma de guiar una historia”.

*

También a la salida de un teatro discutí sobre la naturaleza del texto con mi acompañante. Era una comedia floja, banal, de las que también son necesarias. Pero nosotros hablábamos de crear algo aún más útil, algo que hiriera y de lo que nos sintiéramos orgullosos. Mi acompañante era un productor teatral que durante toda su vida había hecho ese tipo de piezas. Pero ahora necesitaba algo más, quería hacer algo socialmente comprometido. De modo que se puso a estudiar Dirección en una escuela de arte dramático. Crearía teatro social, íntimo, lo opuesto a lo que había venido haciendo durante toda su vida. Me dijo “Sólo lo que avergüenza triunfa.” Esa es la clave, poner cuanto podamos de nosotros mismos en el desarrollo de la historia. Sólo quedan dos piezas en el engranaje: la labor de artesano, con el pulso bien medido para trenzar historias; la labor de la búsqueda, porque sólo nos queda encontrar una buena fábula donde integrar nuestro yo.

Golpes: Semana #19
Tags: #ensayo

 

Todos los textos son propiedad de sus respectivos autores - Contacto: los52golpes@gmail.com