De mi niñez yo recuerdo

los olores de mi madre:

polvo, talco, jabón Maja,

las fragancias de Myrurgia

acariciaban mi infantil olfato.

Cuando dulce me arrullaba

pegándome fuerte a su seno,

su esencia era mi guía,

su olor era mi alimento.

De las mañanas evoco

el aroma de tostadas,

huevo, jugo de durazno,

y la toronja cortada alrededor

rociadita de azúcar blanca.

Su cocina entera saturaba

cuando horneaba los bizcochos,

vainilla era el sabor

que al entrar por mis narices

con olerlo lo sabía.

Mi madre me huele a rosas

huele a café, huele a amor

con solo oler ya la tengo

cerquita de mi corazón.

Derechos reservados, Melba Gómez, abril 2017

Golpes: Semana #14
Tags: #poesía

Comentarios (2)

  • Johan Cladheart . 6 abril, 2017 . Responder

    ¡Que no se pierdan esos recuerdolores!

    • (Autor) melbag123 . 7 abril, 2017 . Responder

      No, nunca los olvidaré. Gracias por leer y comentar, Johan.

 

Todos los textos son propiedad de sus respectivos autores - Contacto: los52golpes@gmail.com