Cuando observó el texto en facebook en que esa firma se despedía de su público, sonrió. Notó ese vapor efervescente de la victoria a su alrededor. Tuvo ganas de brindar y perderse en una juerga como las que se gastaba en sus tiempos jóvenes. Pero Paula, ahora jefa de prensa en una importante empresa regional, ya no podía permitirse esos lujos. El precio del ascenso, de la vida que ahora vivía, pensó. El precio de derribar torres de opinión repletas de seguidores.

El lunes era su día de descanso, de asueto, tras un fin de semana demoledor. Hojeó los periódicos mientras saboreaba el café. Ya no tendría que soportar aquella insolente firma. Se sintió bien. Poderosa.

Sonó el teléfono mientras apuraba la última gota de su café sólo en taza de caldo. La voz al otro lado le instaba a buscar en internet el blog de esa firma que creía haber acallado. Le entraron ganas de vomitar. Maldijo su suerte. Y la de la libertad de aquellos que nunca cejan en su hacer, aquellos irreductibles que ni se compran ni se apagan por muy fuerte que sea la coacción.

 

MANOLO D. ABAD

Golpes: Semana #35
Tags: #relato

Comentarios (1)

  • Sol . 7 septiembre, 2017 . Responder

    Giros al fin y al cabo… de vida y relatos.

 

Todos los textos son propiedad de sus respectivos autores - Contacto: los52golpes@gmail.com