Office’s adventures, Chapter 45: Después de la caída

14 noviembre, 2017.0 Comentarios.#ficción

Ahora cuando me preguntan, yo siempre respondo lo mismo: “Algo sí que creo en D10S, como no iba a creer, él solito se encargó de llenar de luz millones de corazones en el ’86”. Y así, de esa manera tan simple, logro dar por terminado cualquier conato de conversación transcendente. ¿Qué por qué adopto esa postura? Mi imagen dentro de la cárcel (digo oficina!) había caído en picado, hacía no mucho, había opinado demasiado durante la comida, y los presos (digo compañeros!) lo habían interpretado como si hubiera querido dar lecciones de moral, cosa que no había sentado nada bien. Había caído en el terreno de la indiferencia, un ejemplo de lo ignorado que estaba siendo era el tener que soportar como las presas (digo compañeras!) cuando coincidían conmigo en el ascensor no se cortaban y frente al espejo empezaban a arreglarse el pelo, repasarse las arrugas de la ropa e incluso investigar si tenían comida entre los dientes… era yo todo un cero a la izquierda. Me sentía triste, tan triste que incluso cuando me reía, lo hacía mal, así que, para detener la catástrofe, como me dijo Klaatu (el extraterrestre humanoide) que hiciese en estos casos, grité bien alto: “¡¡Klaatu barada nikto!!” y fue entonces cuando la normalidad se restauró. Se dieron cuenta de que seguía siendo el inadaptado de siempre… ya sabes, lo mejor en estos casos es comprarse una bolsa de pipas muy muy grande y dejar que todo pase, porque en realidad, al final lo que pasa es que no pasa nada y lo mejor es quererse tal y como somos.

Golpes: Semana #45
Tags: #ficción

 

Todos los textos son propiedad de sus respectivos autores - Contacto: los52golpes@gmail.com