Office’s adventures, Chapter 39: Abandonar la casa

2 octubre, 2017.0 Comentarios.#ficción

Siempre se oyen historias acerca de personas que abandonaban sus cuerpos y que estas masas de músculos, venas y otras movidas son poseídas por otros seres dirigiendo así sus físicos destinos. Yo tengo un claro ejemplo que lo demuestra: cuando Russell Crowe se dejó el body en los servicios de un bar de Tirso de Molina y mi primo Luis le hinchó el michelín y la papada a base de comer zarajos y caracoles, regándolo todo con litros y litros de caldo de aceitunas… son bien conocidas las fotos del antes/después. ¿Y si lo intentaba yo? igual no tenía tan mala suerte como el pobre gladiador, igual si dejaba ‘la casa’ sola por un rato, mi inquilino pudiera ser un tipo lleno de inquietudes y pudiera amueblarme el cerebro sembrándolo de poemas y cantares. Decidido, colgué mi organismo del perchero de mi celda (digo oficina!) y me fui de viaje astral a un bar de carretera, donde seguro que a esas horas podía comer algo viendo la Ruleta de la Fortuna. De camino etéreo andaba cuando me crucé con el espíritu de mi amigo Carlos, que también había decidido alquilar ‘su choza’… No digo más pero, si cuando os crucéis con mi estampa no os saludo, es que yo aún estoy de cañas mentales con un buen amigo.

Golpes: Semana #39
Tags: #ficción

 

Todos los textos son propiedad de sus respectivos autores - Contacto: los52golpes@gmail.com