Office’s adventures, Chapter 28: El airecito

10 julio, 2017.0 Comentarios.#ficción

Erróneamente creía que mi peor invierno ya lo había superado aquella noche del mes de Julio en Navafría cuando tuve que tirar de cazadora y arrimarme al fuego frotándome las manos… ni imaginaba que lo peor estaba aún por llegar; en la cárcel (digo oficina!) un imbécil se ha apropiado del mando del aire acondicionado. Fuera, donde la gente es libre, la gran bola de fuego que había venido a destruir el planeta estaba forzando a los viejos a abandonar sus puestos de guardia enfrente de las pocas obras que quedan activas tras la crisis; y mientras tanto, aquí adentro, yo echando de menos mi camiseta interior de tirantes y con los pezones listos para cortar cristales. Prepararme para salir a fumar un piti es tener que hacer el cambio de ropa de temporada, colgar los guantes y el pantalón de esquiar para calzarme el bañador y las chanclas, y todo, porque a el carapapa ese le entran los calores, parece un pesadilla pero es real, vete a saber cómo le han tratado, quien puede imaginar por lo que está pasando… como siempre, yo tengo mi teoría, el caloret le tiene que venir de atrás, ¿de atrás dónde? Del culo suyo. Seguro que el muy imbécil huyó sin dejar nota tras rallarle el coche a una gitana y esta le maldijo con no volver a cagar nunca sin dolor y esos ardores supremos solo los calma trayendo el ártico a la cárcel (digo oficina!). Un buen mal de ojo si, que por desgracia tenemos que aguantar los inocentes los daños colaterales, ya… pero bien echado, estoy con ella, que te rallen el coche es una cosa muy muy seria y los irresponsables han de ser castigados.

Golpes: Semana #28
Tags: #ficción

 

Todos los textos son propiedad de sus respectivos autores - Contacto: los52golpes@gmail.com