Trigesimoséptimo golpe — Sueños son

16 septiembre, 2017.2 Comentarios.#relato

Mi padre se llevó una frase a la tumba. Sus labios temblorosos y su gesto de rendición la dijeron por él. Creí entender lo que quiso haberme dicho y eso me bastó. Años después supe lo que quiso decir en realidad y comprendí. Fue mucho antes de querer ser padre a mi vez y de concebir el mundo como lo concibo ahora. Me apena pensar que se fue sin abrazar a su nieta, sin verme al fin fuera de mi ser histriónico y voluble. A veces hay sueños que se infiltran en la memoria y se convierten en realidad. Por instantes, al menos, los sueños se pueden vivir si se sueñan bien. Esta noche me colé en su cuarto, como de niño hacía los sábados por la mañana, y ahí estaba él, con su pijama azul y sus gafas setenteras, con el periódico en la mesilla y acunando a su nieta en brazos, como si los mundos se hubieran partido por la mitad ante nosotros y se pudieran tocar. Por un momento le devolví la felicidad que perdió años atrás sin saber dónde podría yo haberla buscado. Por un momento infinito, antes de que las placas de nuestro continentes se hayan vuelto a separar a la luz del día, se la di. Espero que no haya sido sólo cosa mía.

Golpes: Semana #37
Tags: #relato

Comentarios (2)

  • Sol . 17 septiembre, 2017 . Responder

    Mundos paralelos, sin tiempo. Seguro que ha ocurrido para las dos partes.

    • (Autor) Johan Cladheart . 17 septiembre, 2017 . Responder

      Gracias, Sol. 🙂

 

Todos los textos son propiedad de sus respectivos autores - Contacto: los52golpes@gmail.com