como otros supuestos bienes comunes

la normalidad es una trampa

, un edén que se hace deseable

en toda vida de ficción

que se ajuste a una norma

: una hipoteca bien larga

atada y contratada con un banco nacional

, teléfonos móviles como nuevos grilletes

, ubicuidad del yo en las redes sociales

, segunda residencia en nerja

, master con materias en inglés

, exhibir hijos como trofeos

, hacer turismo como colofón a un año

para cambiar el fondo a todos tus selfies

, comprar objetos como manera de definirse

, fotografiar enrevesados platos de comida

en lugar de comérselos

, echar el seguro por las noches

, viajar para no moverse de una posición mental

, comulgar con las series de tu pandilla

, levantar muros alrededor de tu persona

, escarallar cualquier intento de aproximación

de personas ajenas a ti

, por que puedan desestabilizarte

, beber ginebra cuando toque

, sublimar las wifis y el asfalto

, apagar las luces cuando salgas

.

 

Golpes: Semana #32
Tags: #poesía

Comentarios (2)

  • Sol . 14 agosto, 2017 . Responder

    Cierto. Y cómo cuesta ir contracorriente de lo normal y qué mal te miran si no lo eres.

    • (Autor) Javier Oliva . 14 septiembre, 2017 . Responder

      Muchas gracias, Sol, por leer y compartir. ¡Salud!

 

Todos los textos son propiedad de sus respectivos autores - Contacto: los52golpes@gmail.com