uno está solo y, solo

, todo suele funcionar

: el despertador suena a su hora

, nadie coge naranjas de tu cesto

, el café se encuentra en su lugar

. uno está solo y parece que puedas

programar las líneas de tu futuro

: cuándo sacar la bolsa del reciclaje

cuánto gastar en limpieza e higiene

cómo pasar las tardes libres

; incluso cuando te enfadas

, más o menos sabes cuándo te arreglarás

; pero cuando en tu vida

entra un número dos

otra persona soberana

dueña de sí

y capaz de amaestrar toda su sangre

; cuando entra, digo, alguien

ajeno, pero con proyecto

que convoca su presente con

solo un movimiento de muñeca

, el futuro explota

y se revientan las certezas

.

Golpes: Semana #26
Tags: #poesía

Comentarios (6)

  • Pablo Amor . 2 julio, 2017 . Responder

    Esto ya me pasó a mí con 12 años, cuando me regalaron un pez de colores… 😉

    • (Autor) Javier Oliva . 6 julio, 2017 . Responder

      ¿Quién te hizo ese regalo? Te hicieron madurar de un golpe…

  • fisherwoman . 3 julio, 2017 . Responder

    Dos mejor que uno (casi siempre). Escrito así, seguro.

    • (Autor) Javier Oliva . 6 julio, 2017 . Responder

      Muchas gracias, Fisherwoman. Hay momentos para todo: dos, uno, tres, cuatro… Gracias por pasar…

  • Johan Cladheart . 3 julio, 2017 . Responder

    Y llega el dónde demonios has puesto el café.

    • (Autor) Javier Oliva . 6 julio, 2017 . Responder

      O tu camiseta favorita convertida en trapo para la cocina. Ahhhhh

 

Todos los textos son propiedad de sus respectivos autores - Contacto: los52golpes@gmail.com