cuando vino el dolor
, estábamos ahí
sentadas a un sofá de cuero negro
fumando hebras de locura
, bebiendo algún licor oriental
; rebobino
: cuando vino el dolor
, nos tomó desde abajo
desprevenidamente
como toman todos los dolores
y , dormidas como estábamos
sobre aquellas literas
, no supimos aclarar la voz
para preguntar quién va
ni qué se le ofrece
; cuando vino el dolor
, estábamos a otra
, andábamos amaestrando ranas diminutas
haciendo equilibrios de rama en rama
huracán tras huracán
y así pasó
, que levantó el poquito huerto que plantamos
, que estropeó la cosecha
, que vino para quedarse y asustarnos
; pero no
; desmenuzamos mucho aquel dolor
y de pronto
el dolor marca un receso
llega un oasis como tiempo
y nosotras ya solo sentimos
: compartamos la alegría
, mientras dure
.

Golpes: Semana #22
Tags: #poesía

Comentarios (4)

  • Aletheia . 5 junio, 2017 . Responder

    sentir el dolor, nos hace más libres. ser más libres ¿también más felices? bonito poema.

    • (Autor) Javier Oliva . 19 junio, 2017 . Responder

      Uf, qué buenas preguntas sugieres, Aletheia. Complicado de resolver, pero en esas andamos. ¿Más libertad=más felicidad? Creo que sí… Muchas gracias por leer.

  • fisherwoman . 5 junio, 2017 . Responder

    Íntimo e inquietante. Me ha gustado mucho

    • (Autor) Javier Oliva . 19 junio, 2017 . Responder

      A mí también me pareció inquietante. Muchísimas gracias, Fisherwoman.

 

Todos los textos son propiedad de sus respectivos autores - Contacto: los52golpes@gmail.com