Sabes que es así, después de la demolición; nos quedará un cobijo de desechos,
unos cuantos anuncios de neón enchufados al mar, junto a toneladas de algas
laminadas. Aun no he podido describir la desconsoladora disposición del cosmos
en aquella noche, con su voz en el pescuezo y sus manos en mis hombros. Nunca
hemos hablado de conquistar lo más alto; ya sabes, pisar la luna con un traje
blanco, espumoso, ni de conquistar profundidades; como los buzos de pesadas
escafandras; somos más bien de meter el bosque en casa, de admirar la luz en las
inmediaciones metálicas de la estación, a poco más de las 19:00 horas de un otoño.

Golpes: Semana #40

 

Todos los textos son propiedad de sus respectivos autores - Contacto: los52golpes@gmail.com