Las ramas se queman
como el nylon en las escobas del deshollinador,
la noche comenzó a bombear los amasijos de la sonda Juno.
Los respaldos caoba del Solís
nadan sonámbulos por los muelles de Guinea.
Los helechos vendan peldaños de escaleras mecánicas
y los árboles se inclinan a empujar.
Se disuelve el sol en los tejados, en las manchas de
aceite que ensucian los rompeolas, que palidecen los pesqueros.
Hoy amanece puntualmente, como siempre,
en un tremendísimo silencio.

Golpes: Semana #39

 

Todos los textos son propiedad de sus respectivos autores - Contacto: los52golpes@gmail.com