El restaurante estaba lleno. Les sentaron al fondo, en una mesa para dos diminuta, casi como se sentían ellos alrededor de tanta gente. Las palabras llenaban el ambiente al ritmo de la música jazz que sonaba de fondo. Algunas incluso llegaban intactas hasta sus platos vacíos y se convertían en un delicioso aperitivo.

-Es bonito el sitio.

-Sí, me lo recomendó Enrique.

-¿Pedimos?

-Si nos ve el camarero…

Por fin les tomaron nota y les sirvieron enseguida. Tampoco es que tuvieran prisa. De hecho, antes de empezar bendijeron los alimentos con una foto y solo entonces, cuando su vida perfecta ya había aparecido en el Facebook de sus amigos y conocidos, se decidieron a comer.

Ellos, al contrario que los demás, tenían poco que decirse, así que dejaron que el silencio fuera el tercer comensal y, cuando se cansaron de él, buscaron la compañía de otros, él a través del móvil, ella en las parejas más cercanas. Observaba sus gestos, su forma de reírse (o de no hacerlo), el estado de su relación.

-Estaba buena, ¿verdad?

-¿El qué?

-La comida. Digo que estaba buena.

-Ah, sí. Muy buena.

-¿Brindamos?

-Claro.

Sus copas se tocaron por primera vez en la noche y, sin mirarse el uno al otro, solo al objetivo, inmortalizaron también aquel momento.

-Por 10 años como estos.

-Y por otros 10 más.

-Feliz aniversario, cariño.

-Feliz aniversario.

Golpes: Semana #26

Comentarios (6)

  • Javier Oliva . 2 julio, 2017 . Responder

    Uy, que me dan un poco de mal rollito estos dos… Parece como que se cansaron una del otro y el otro de la una. Me ha gustado: see cuenta mucho en lo que no se dice. Bravo

    • (Autor) fisherwoman . 9 julio, 2017 . Responder

      A mí también me dan mal rollito! Gracias por leer y comentar Javier 🙂

  • Johan Cladheart . 3 julio, 2017 . Responder

    Casi siempre se brinda en silencio por algo distinto a lo que se brinda, ¿verdad?

    • (Autor) fisherwoman . 9 julio, 2017 . Responder

      Verdad. Miramos a los ojos mientras brindamos cuando nuestra mirada quiere decir cualquier otra cosa

  • Sol . 3 julio, 2017 . Responder

    Por desgracia la tónica general de hoy en día… Cualquier día nos asustaremos de oír al otro y nos sorprenderá que nos escuchen. Gracias por recordarnos esta nueva ‘normalidad’

    • (Autor) fisherwoman . 9 julio, 2017 . Responder

      A mí ya me sorprende que me escuchen. Gracias a ti Sol!

 

Todos los textos son propiedad de sus respectivos autores - Contacto: los52golpes@gmail.com