Era ahora o nunca. Eso se dijo Miguel antes de encender bajo el cobijo de unas rocas la única bengala de socorro que había entre los restos del avión. El humo apenas se levantó un par de metros a través de la noche cerrada. Aquella era, sin lugar a dudas, la mejor oportunidad que tenía para que alguien los encontrara. Por eso, esperó a que se consumiera del todo mientras pensaba en su suerte y en la de su acompañante. Los dos solos, perdidos en una isla en mitad del Pacífico después de sobrevivir milagrosamente al accidente. Ella era francesa y tenía una sonrisa preciosa. Aún no hablaban mucho, pero Miguel estaba seguro de una cosa: con el tiempo llegarían a entenderse.

Golpes: Semana #25

Comentarios (5)

  • Sol . 26 junio, 2017 . Responder

    Un Robinson y un Viernes con una historia por delante, casi condenados, sí, a entenderse. Breve y muy reveladora, gracias.

    • (Autor) fisherwoman . 2 julio, 2017 . Responder

      Bueno, para uno de los dos no era una condena, jaja. Gracias a ti Sol!

  • Johan Cladheart . 26 junio, 2017 . Responder

    Pero continuará, ¿no?

    • (Autor) fisherwoman . 2 julio, 2017 . Responder

      No, tú decides cómo acaba la historia 😉

      • Johan Cladheart . 3 julio, 2017 . Responder

        Mira que no me gusta tomar decisiones..

 

Todos los textos son propiedad de sus respectivos autores - Contacto: los52golpes@gmail.com