Debajo

de

un reloj

el sonido

de

viejas

historias.

Porque

el nombre

inefable

para

la voz

se acababa.

Había

nombres

tontos.

Ya imaginaba

el paraje.

 

Golpes: Semana #40

 

Todos los textos son propiedad de sus respectivos autores - Contacto: los52golpes@gmail.com