Finalmente hoy vi tu película.

Me animé a verla, sacándole todos mis juicios, mis afectos, mis intenciones. La objetivé y la miré como una película más entre tantas.

Me reí mucho, me pregunté por qué no la había visto antes, por qué estaba tan negada, por qué hasta me enojaba el solo hecho de encontrarla por casualidad en la televisión.

También me pregunté por qué ahora, por qué ahora sí pude verla.. Quise verla. Y me di cuenta que ya me sentía liviana. Que verla no era involucrarme más, ni con vos, ni con nuestra historia ni con nada.

Pude verla porque me siento libre.

Golpes: Semana #25

 

Todos los textos son propiedad de sus respectivos autores - Contacto: los52golpes@gmail.com