Estimé que llegaría al infinito.

presumí que podía hacer todo

Traté de ser inmortal en tus pensamientos.

Quise saberme de escritora, de malabarista, trapecista y hasta bailarina.

Creí que la fe podía existir para todas las cosas.

confié en el poder de todas las terapias espirituales.

creí en las piedras, en la imposición de manos, en los mini totems.

Pero nada, nada de todo esto puede detener el peso del paso del tiempo.

 

 

Todos los textos son propiedad de sus respectivos autores - Contacto: los52golpes@gmail.com